lunes, 30 de julio de 2012

The 'Queen of the Night' or Erishkigal "Ishtar's sister"



The 'Queen of the Night' or Erishkigal "Ishtar's sister" 

Old Babylonian, 1800-1750 BC
From southern Iraq

"Pieza de conversación". Escultura obra de Zadok Ben David



"Conversation Piece". Sculpture by the Israeli artist Zadok Ben David, who lives and works in London
"Pieza de conversación". Escultura obra del artista israelí Zadok Ben David, quien vive y trabaja en Londres

domingo, 29 de julio de 2012

Un acontecimiento en el Thyssen


La gran exposición que Europa debía a Edward Hopper ya está lista. El martes 12, el Museo Thyssen abre una retrospectiva que con 73 obras pinta el retrato exhaustivo y desolador de un artista esencial para el arte del siglo XX. Coproducida con los Museos Nacionales de Francia, la muestra viajará en otoño a París. Este especial recorre en texto, fotografía y vídeo esta histórica muestra


Exposición de fotografía en agosto

Por Gorgonio Sanjuan


Preparamos una interesante exposición para el mes de Agosto, fotografos que han hecho del viaje su forma de vida. Interesantisimas fotografias.


Fotografía de Juan Carlos López

viernes, 27 de julio de 2012

NO HAY QUE INVENTAR NADA NUEVO SINO DESEMPOLVAR LOS VIEJOS VALORES


No hay que inventar nada nuevo sino desempolvar los viejos valores

No hay que inventar nada nuevo sino desempolvar los viejos valores →
Profesores proponen los valores clásicos contra la crisis moral.
“Dicen que soy buena persona para desprestigiarme”. Victoria Camps, catedrática de Ética, citaba un chiste de El Roto durante la conferencia que impartió recientemente sobre los valores después de la crisis en la que retrató una sociedad atomizada, sin cohesión y sin visión del bien común. “Valores”. La palabra suena por todas partes en estos tiempos difíciles pero esto no quiere decir que esté llena de contenido.

El desastre económico no es ajeno, según coinciden los expertos, a la crisis ética que arrancó en los años ochenta. La cuestión ahora es si empieza a haber respuestas al “vacío moral” que denunciaba Camps.
El punto de partida, según el análisis que realizan los profesores universitarios consultados, es que no hay que inventar nada nuevo sino desempolvar los viejos valores –entendidos en un abanico muy amplio– abandonados en los trasteros durante décadas. “Sí que observo una resensibilización, cuestiones como la solidaridad, la justicia y la democracia han vuelto a la palestra, son los viejos valores que regresan”, señala Norbert Bilbeny, catedrático de Ética (Universitat de Barcelona). Bilbeny considera que con el reaganismo y el thatcherismo se inició un proceso de individualización masiva, el paso de la economía a lo que califica como “egonomía”.
Esta mirada hacia atrás, hacia los clásicos, es la que propugna Victoria Camps (Universitat Autònoma de Barcelona), en un reivindicación de la esencia de la ética.
“Lo que necesitamos son valores éticos prioritarios, hay valores sociales, económicos, deportivos… pero lo principal son los éticos”, señalaba en un acto de la Diputación de Barcelona. Desde los griegos, explicaba, está todo inventado, “es la ética de las virtudes”, que hacen referencia a la excelencia de la persona.
Pero antes de proseguir con la definición de las virtudes, Camps también relaciona crisis económica y crisis moral al entender que el pensamiento liberal y neoliberal ha ido acompañado de un dejar hacer que ha acentuado lo que “nunca” debe ser prioritario: egoísmo, consumismo, individualismo, corporativismo…
La enfatización de estos “ismos” ha hecho que se diluya la idea del “bien común”, entendida como el interés general que beneficia a todos y especialmente a los más débiles.
Pero no todo es mirar hacia los demás y buscar chivos expiatorios. Hay coincidencia a la hora de señalar que para salir del erial definido la sociedad, cada uno, debe saber que es responsable del futuro, de su futuro, aunque la gente esté harta, con razón, de las clases dirigentes. “Todos tenemos la sensación de que en muchos aspectos hemos hecho trampas. En el ámbito del sistema democrático, de las empresas y también de las personas individualmente, a las que nos ha faltado contención”, indica Àngel Castiñeira, director de la cátedra de Liderazgos y Gobernanza Democrática (Esade).
Más allá del diagnóstico, la cuestión es así desempolvar y redimensionar algunos conceptos, según señalan los profesores consultados, sin caer en moralismos y entendiendo que se trata de un retrato muy general de la sociedad, que tiene sus excepciones.
Para empezar y desde una perspectiva ética general, Camps recuerda “la actualidad” de las cuatro virtudes cardinales: prudencia, justicia, fortaleza y templanza. La justicia entendida como equidad; la fortaleza, como la capacidad de tomar decisiones; la templanza, como el control personal; la austeridad y la prudencia no como miedo sino como reflexión.
Estas eran las virtudes que conformaban “la excelencia” ciudadana y política en la Grecia clásica y sobre las que Camps propone una reflexión. Una reflexión que, dice, debe de llevar a recuperar “la responsabilidad moral”, es decir, asumir unos valores y que cada uno se haga responsable de ellos.
Bilbeny considera que es necesario restablecer un orden de prioridades, tergiversado por la doctrina hedonista y el hiperconsumismo –que el impacto de la crisis ha frenado– pero sin caer en lo que considera la “versión merkeliana del capitalismo”: una idea del esfuerzo, la austeridad y la disciplina vinculadas a la culpa, a una “moral calvinista, de la predestinación”. En una visión general, este catedrático de Ética considera que hay que caminar hacia una sociedad y una política más pluralista, en los que convivan el cooperativismo y el colectivismo con el capitalismo.
Y señala los tres ámbitos sobre los que cree que debe asentarse la sociedad. En primer lugar, la revalorización de la familia –de cualquier modelo de familia– como factor socializador y con una mayor relación entre padres e hijos. Asimismo, subraya el papel de la educación, con una reconsideración de la figura del maestro. Las familias, dice, han perdido el respeto a los profesores y esto ha repercutido en el concepto de la disciplina. Por último, destaca el valor de la solidaridad al entender que se está demostrando en esta crisis que la gente quiere ayudar. “Hacer personas, hacer hogar, hacer sociedad. Este –explica– es el vademécum”.
En las reflexiones sobre el futuro buscando un escenario poscrisis, economía y ética van –sobre el papel– de la mano. El filósofo Daniel Innerarity señalaba el pasado mayo en La Vanguardia la necesidad de regresar a una concepción como la que tuvieron los grandes economistas, “que fueron también grandes políticos y hombres de letras (Keynes, Marshall, Marx, Adam Smith..), en la cual la economía es concebida como un todo en el que intervienen también criterios políticos, éticos, medioambientales…”.
El profesor Castiñeira está poniendo negro sobre blanco una reflexión sobre los valores en el liderazgo empresarial (véase información adjunta) y apuesta por la transformación de un modelo que, dice, ha llegado a su fin, pese a que muchos se resistirán al cambio.
“No podemos continuar con la economía especulativa, ni las finanzas especulativas, ni el modelo constructivo, ni apostar por Eurovegas. La vía de la economía productiva es más lenta, pero dará más resultados”, señala.
Las reflexiones están sobre la mesa, algunos caminos se atisban, aunque haya mil motivos para pensar que los valores seguirán en el desván.
Las cinco actitudes del liderazgo
Àngel Castiñeira y Joaquim Lozano, profesores de Esade, acaban de poner punto final a un nuevo libro en el que definen cinco actitudes vinculadas a cinco tipos de valores para desarrollar un liderazgo empresarial (y no sólo empresarial) válido y ético en tiempos de crisis. El libro, que les ha sido encargado por la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE) apuesta por la “resiliencia”, como la capacidad para afrontar situaciones difíciles, la “adaptación” en el sentido de aprender de la crisis y defiende también la capacidad de “anticipación” para saber leer el signo de los tiempos.

Pero, sobre todo, aboga por la creación de un liderazgo “transformador”, capaz de poner fin a las economías especulativas y a las muchas resistencias que va a haber para lograr este cambio de modelo que se considera ya finiquitado.
Asimismo, y según explica Castiñeira, será muy importante la aparición del liderazgos “regenerativos”. “Una de las labores regeneracionistas –señala– será volver a dar vida a los tejidos muertos”. Esto, prosigue, es lo que se espera de los líderes. “Sólo con la indignación no iremos hacia adelante”, subraya. Las cinco actitudes descritas, señala, tienen un potencial constructor que en estos momentos es básico.
Cristina Sen

La receta anti-miedo: la cooperación


Guía mental para sobrevivir a la debacle que nos espera.
El miedo al “¿y si…?” es el nombre que recibe uno de los comportamientos más comunes en la sociedad contemporánea. Acosado permanentemente por señales negativas y noticias cada vez peores, es fácil que cualquier individuo se lance a una espiral de negatividad irracional en la que considere que el porvenir sólo puede traer cosas malas.

Si en el célebre cuento de la lechera su protagonista terminaba perdiéndolo todo debido a sus delirios de grandeza, en estas situaciones de crisis ocurre lo mismo pero en sentido inverso: terminamos hundiéndonos como consecuencia de nuestros propios miedos sobre lo que nos deparará el futuro.
En psicología se conoce como pensamiento catastrófico el que lleva a pensar sólo en las consecuencias negativas de cada acontecimiento, provocando ansiedad e incertidumbre y olvidando lo positivo. Un problema que se convierte en epidemia en momentos especialmente traumáticos o estresantes.
Podría decirse que dicho problema cognitivo se ha extendido a toda una sociedad expuesta a diario a una sucesión de informaciones (económicas, sobre todo) cada vez más negativas. La psicología ha defendido cómo muchas veces recurrimos al miedo para tratar nuestros problemas.
“Cuando las amenazas son importantes, sentir miedo puede ser aún peor, incluso desastroso en el caso de que no hagamos nada más”, señalaba el profesor de antropología social australiano Kay Milton en un artículo llamado, precisamente, Miedo al futuro. “Hay una circunstancia en la que nos decantamos por administrar nuestro miedo antes que por buscar una solución: cuando la amenaza es tan grande o compleja que nos hace sentir indefensos. En esa coyuntura, intentamos manejar nuestro miedo porque no nos imaginamos solucionando el problema”.
Es un marco bastante similar al que atravesamos como sociedad, y que suele aparecer “ante peligros estadísticamente probables”, como señala el autor.
Determinados programas se han desarrollado para poner freno a dichos pensamientos.
Un curioso ejemplo es el que lleva a cabo en el ejército de los Estados Unidos el profesor Martin Seligman de la Universidad de Harvard. A pesar de la polémica que ha suscitado, Seligman consiguió capacitar a los soldados para que en el campo de batalla fuesen capaces de olvidar lo que ocurriría tras el combate y se mostrasen presentes con el fin de tener la cabeza despejada para elegir la mejor solución. El programa partía de la idea de que las guerras, en el futuro, no las ganarían aquellos que tuviesen mejor armamento, sino los que contasen con un ejército preparado para afrontar cualquier circunstancia, por fatal que pudiese parecer.
Castillos en el aire
Luis Muiño, psicoterapeuta y divulgador, afirma que “el primer arma que debemos utilizar es evitar la tendencia a anticipar cosas que no han ocurrido y que probablemente nunca ocurran. Es algo natural en el ser humano, y que en muchos casos puede jugar un papel adaptativo.

Por ejemplo, cuando pensamos en un plan B ante determinada dificultad que pueda aparecer en el futuro”. Es lo que también se conoce como “luchar o huir”, la respuesta que produce el organismo frente a una situación peligrosa y que le lleva a decidir en cuestión de segundos entre ambas opciones, espoleado por el subidón de adrenalina y ansiedad que una situación crítica produce.
El problema se produce cuando dicha respuesta aparece en momentos en que no es necesaria, generando ansiedad sin que el peligro esté presente, o incluso inventando problemas a los que anticiparse. Es entonces cuando aparecen los tan frecuentes desórdenes de ansiedad.
“Cuando el cambio no está en nuestra mano, y no hay plan B posible, preocuparse no tiene sentido”, señala Muiño.
“El ochenta por ciento de las cosas que nos preocupan no van a ocurrir nunca. Se trata de algo totalmente improductivo, que sólo conduce a desmoronarse. En realidad, lo de menos es que el pensamiento sea acertado o no”..
Si preguntas a alguien por su familia, no te va a contar las buenas noticias, sino las malas
El psicólogo detalla una de las herramientas que emplea en terapia para relativizar la importancia de lo negativo: “Pedimos a nuestros pacientes que recuerden ejemplos de situaciones malas que finalmente salieron bien. Cada persona puede encontrar miles y miles. Por ejemplo, hay quien ha estado a punto de perderlo todo, o ha roto con su pareja y al final ha conseguido salir adelante”, señala Muiño al mismo tiempo que recuerda que tendemos a olvidarnos de lo positivo.
“Es lo que se conoce como una profecía autocumplida: pensamos que vamos a hundirnos y por lo tanto, terminamos conduciéndonos nosotros mismos a dicha situación”.
Exageramos lo negativo
No se trata, por otra parte, de intentar agarrarse desesperadamente a las noticias positivas, puesto que puede ocurrir que estas nos engañen y, por lo tanto, nos veamos conducidos a la desesperación. “No creo que la solución se encuentre en racionalizar la situación, pensando en que hay datos para la esperanza”, asegura Muiño. “Al final siempre se nos ocurrirá el peor escenario, puesto que estamos preparados cognitivamente para ello, con el fin de afrontar los problemas que puedan surgir. ‘Inútil’ es la palabra que debemos repetirnos continuamente cuando aparezcan tales pensamientos”.

Gran parte de los psicólogos han señalado en los últimos tiempos que precisamente la abundancia de información ha contribuido a que no podamos olvidarnos de las amenazas que se ciernen sobre nosotros.
Luis Muiño recuerda que “al fin y al cabo, las únicas noticias son las negativas”, y recuerda que las buenas nuevas –como el descenso de la criminalidad– no gozan de la misma difusión.
“No se trata de algo que ocurra sólo con los medios de comunicación”, prosigue. “Si te encuentras a alguien por la calle y le preguntas por su familia, no te va a contar lo bien que está el tío Paco, sino que la tía Pilar ha ido al médico y le han encontrado algún problema. Lo que va bien no interesa.
No queremos que nos digan por qué los zapatos no nos aprietan, sino precisamente por qué nos aprietan”.
Otro de los procedimientos utilizados en la terapia del psicólogo sirve para ilustrar lo erróneo de tal concepción: “Suelo coger un periódico de hace seis o siete años y entregárselo a mis pacientes para que comprueben cómo todo parecía irse a pique, incluso en los noventa, en el comienzo de la eclosión económica”.
La mayor parte de previsiones no se cumplieron, y las que sí lo han hecho, no han acabado en un apocalipsis absoluto. “Quizá no estaría mal dejar de consumir información de manera continua, especialmente la económica. De todas formas, se ha hablado de traficantes de miedo, pero creo que es algo consustancial al ser humano. Lo hacemos todos, no sólo los periodistas”.
Actividad contra el miedo
Una de las características esenciales de la incertidumbre es la parálisis. Si sentimos que las cosas van a seguir mal hagamos lo que hagamos, es probable que bajemos la guardia y nos dejemos llevar por la marea. Craso error: “La principal consecuencia del clima de miedo en el que vivimos es la indefensión.

El sociólogo Zygmunt Bauman habla del miedo líquido para referirse a esta situación. Ya no es que no podamos hacer nada con la prima de riesgo, es que ni siquiera sabemos muy bien qué es. Antes las amenazas eran reales y tangibles: los lobos que atacaban por la noche, la naturaleza misma. Ahora, ¿cómo te proteges de la prima de riesgo?”
Precisamente Bauman identificaba la incertidumbre con el miedo en su ensayo Miedo líquido (Paidós), cuando escribía que “el miedo es nuestra ignorancia con respecto a la amenaza y a lo que hay que hacer para combatirla”, y recordaba que “la generación tecnológicamente más preparada es al mismo tiempo la más acuciada por sentimientos como la inseguridad y la impotencia”.
Lo más aconsejable, y no sólo desde un punto de vista psicológico, es ponerse en marcha. “Los que mejor llevan este tipo de situaciones son los que consiguen recuperar la sensación de control. Aunque no se pueda influir sobre la prima de riesgo, se puede hacer algo útil, como ampliar las perspectivas de trabajo, o controlar la economía doméstica y optimizar tus recursos. En definitiva, ponerse a hacer algo es muy bueno psicológicamente”, mantiene Muiño.
Sin embargo, mantiene el psicólogo, no se trata tanto de buscar el beneficio individual como de colaborar con los demás y sentirse conectado.
“Es necesaria una cierta solidaridad y organización, que debe partir de la empatía hacia los demás. Frente a las políticas del miedo que lo que propugnan es un ‘sálvese quien pueda’, lo importante es entender a los que te rodean, ponerse en su lugar y decir ‘estamos todos juntos’.
No consiste, en mi opinión, en actuar de forma individual, y ni siquiera en forma de lobby, puesto que los que más sufren no suelen tener ningún poder”, concluye el psicólogo, proporcionando así el último ingrediente de la receta anti-miedo: la cooperación.
Héctor G. Barnés

Muy original pero, ¡¡¡QUE PENA DE LIBROS!!!


martes, 24 de julio de 2012

El gremio del arte protesta esta tarde frente al Reina Sofía



Artistas, galeristas, críticos y coleccionistas se unen a otros profesionales de la cultura en la protesta por el incremento del IVA en su sector, que ha pasado del 8% al 21%

Las asociaciones del gremio artístico -galeristas, artistas, críticos y coleccionistas- han convocado una movilización para esta tarde en frente al Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía para protestar por el aumento del IVA en muchos ámbitos de la cultura (del 8% al 21%). La manifestación, que empezará a las 20.00 horas, también está motivada por la disminución del apoyo a su sector, "uno de los núcleos de la industria cultural más importantes de España".
Los convocantes son Arte_Madrid, el Consorcio de Galerías de Arte Contemporáneo, Mujeres en las Artes Visuales, el Consejo de Críticos y Comisarios de Artes Visuales de España y el Instituto de Arte Contemporáneo (IAC). "El sector del arte ha visto cómo el tipo impositivo que se aplica hasta el momento a los artistas ha cambiado desde el reducido hasta el general, lo que supone un incremento de 13 puntos. La adquisición de obras de arte deja de tener un régimen especial y pasa a tener el régimen general del 21%", dicen los organizadores.

domingo, 22 de julio de 2012

REUNIÓN DE EMPRESARIOS EN EL CASAR



Más de un centenar de empresarios se han dado cita hoy en el salón de plenos del Ayuntamiento casareño en una reunión convocada por el Concejal de Economía y Hacienda, Jean Michel Ayello, para explicar las bases del nuevo Centro de Empresas que se va a crear en nuestra localidad y que tiene prevista ver la luz el próximo 1 de octubre. "No se trata de ningún vivero de empresa, ya que no hay dinero para ello." 

"A partir de los recursos que tiene actualmente el Ayuntamiento y con personal del mismo, vamos a poner en marcha un centro de ayuda a la creación y expansión de empresas establecidas en El Casar y que aquellas de fuera que quieran establecerse aquí tengan una completa guía de como hacerlo. Vamos a ir a buscar nuevos inversores que ayuden a generar empleo en nuestra localidad" ha afirmado el Concejal.

El encargado de dicho Centro, Joaquín Muñoz ha dado unas pinceladas de cómo va a ser y que fines principales se van a perseguir, iniciando un intenso debate con los presentes, a los cuáles se les ha pedido su punto de vista y sus opiniones.

Por su parte, el Alcalde Pablo Sanz también ha presentado a la Asociación de Empresarios que ha impulsado el Ayuntamiento y que se espera vaya tomando forma con todo aquel empresario o autónomo casareño que quiera acceder de forma voluntaria a ella. "La unión hace la fuerza y entre todos podemos conseguir alcanzar nuevas metas de forma más sencilla en tiempos tan duros. No se trata de que rivalicemos, sino que nos unamos en pos de lo mejor para todos" ha matizado el edil.


"Esta tarde ha servido para tener una primera toma de contacto, que esperemos, tenga sus frutos a partir de próximas reuniones" ha finalizado Pablo Sanz, dando por concluida la reunión y convocando a todos los presentes para una nueva y "más extensa" de cara a finales del actual verano.



http://www.facebook.com/pages/Ayuntamiento-El-Casar/206000219469023

viernes, 20 de julio de 2012

LA CULTURA NO ES UN LUJO

Ayer participamos en la manifestación en contra de la destrucción de toda una forma de vida por parte del gobierno reaccionario de Rajoy. En todo momento nos vimos arropados por la dignidad de la clase trabajadora y para colmo, cuando la tarde empezaba a declinar, nuestros compañer@s de viaje estaban formados por el mundo de la Cultura. ESTÁBAMOS EN NUETRO SITIO. Gracias a tod@s






jueves, 19 de julio de 2012

ORIGINAL VIERTEAGUAS


Quino, el creador de Mafalda cumple 80 años


Quino, el creador de Mafalda cumple 80 años

Quino, el creador de Mafalda cumple 80 años →
Quino cumple hoy 80 años: “Dibujé 10 años a Mafalda, pero con Libertad me siento mejor”
Hace muecas, saca la lengua y provoca la carcajada de Federico, el bebé de un año y medio que es el hijo de Guille, el sobrino menor de Quino que inspiró el personaje del hermanito de Mafalda. En la soleada siesta mendocina, Clarín interrumpió al maestro en una distendida sobremesa con su esposa y sus sobrinos. Está contento, conversador; le sienta bien festejar una nueva década junto a sus afectos en Mendoza, su tierra natal.
¿Cómo es llegar a los 80, Quino?
Como un arquero que no sabe por dónde entró la pelota. Por dónde pasaron los 80 años, no sé. Pasaron, se acumularon. Eso es lo grave, porque uno va sintiendo el peso y las limitaciones físicas. No pasan los años, se te quedan en el cuerpo.
¿Sigue dibujando?
Ya no. Las limitaciones físicas te joroban. He tenido muchas operaciones a la vista, un glaucoma muy perverso. Si hay poca luz, me cuesta ver y si hay mucha, me encandila.
Pero sigue creando, se le ocurren historias…
Sí, pero para qué gastarme en que se me ocurran cosas que después no puedo dibujar. Es como si un tenor tiene problemas en las cuerdas vocales.
¿Y qué otras cosas disfruta?
La música, el cine y la gastronomía, que nos es que yo la practique, pero la disfruto.
¿Cómo es volver a Mendoza?
Es volver a la infancia, lo que te formó. Me fui bastante grande, a los 22. Me gusta el vino de acá.
¿Es un experto catador?
No. Soy más borrachín que experto catador. Cuando no hay vino en una casa, tomo lo que sea, aunque no me guste.
¿Se siente cómodo con los homenajes? En setiembre le otorgarán el Konex a la trayectoria.
Sí, por tercera vez. El Konex siempre me pareció un premio que se daba a personas que ya estaban bien ubicadas en el trabajo que hacía. Hubiera preferido que fuera un premio para estimular a los jóvenes y no para premiar a los viejos.
¿Cómo vive esta etapa?
Por lo único que la edad no te resulta una porquería es porque vas entendiendo mejor la música que escuchas desde toda la vida. No es lo mismo escuchar a Beethoven ahora que a los 40 o los 20. Le vas descubriendo cosas que antes no se las descubrían.
Buenos Aires le hizo un homenaje con una bella Mafalda sentada en un banco en San Telmo. Pero usted dijo que le gusta más el personaje de Libertad.
Lo que pasa es que Libertad ofrecía muchas más posibilidades. A Mafalda la dibujé desde que empezó hasta que terminó la tira, durante 10 años. En cambio, a Libertad la dibujé al final de la tira y, claro, con ese personaje me siento mejor.
¿Quiere por igual a todos su personajes?
Sí, claro. Quiero por igual a todos mis dibujos de mi página de humor. Mafalda fue una etapa, pero toda mi otra producción son 50 años. Para mí, cualquier monito me gusta tanto como Mafalda. Me pasaba como a un periodista que tiene que entregar la nota y aunque no le guste lo que hizo, tiene que entregar igual.
¿Por qué le gusta tanto a los chicos Mafalda, si muchos de sus reflexiones parecen dirigidas al mundo adulto?
Me lo he preguntado muchas veces, porque yo no la dibujé pensando en los chicos. Es más, en el diario El Mundo salía en la página editorial, no en las historietas.
Creo que tiene que ver con el grado de información que tienen los chicos. Cuando yo era chico, no tenía idea quién era el Papa, ni el jefe de las Naciones Unidas. Hoy los chicos lo saben. Aunque no quieran aprenderlo, lo saben por Internet, por la televisión, los diarios y por todos los sitios donde reciben información. Tienen un grado de información de un adulto.
Quino, el creador de Mafalda cumple 80 años → quino con mafalda story top 300x168
¿Después de haber vivido tantos años en Buenos Aires, se siente un poco porteño?
Cuando escuchaba tangos en Mendoza no me decían nada. Pero en Buenos Aires aprendí a querer al tango, sobre todo la poesía de sus letras. El único dibujante que vi bailar bien el tango ha sido Landrú. El resto somos todos unos inútiles. Y pude comprobar que el tango es un sentimiento triste que se baila. Hubo poetas impresionantes y fantásticos como Manzi. Me encanta escuchar tango.
¿Es de los que les gusta dar cátedra, formar a nuevos dibujantes?
No. Siempre he sido bastante introvertido, quizás por haber sido el menor de tres hermanos y con una diferencia de 7 y 4 años. Me crié solo jugando en la casa, no me gustaba salir a la calle.
Roxana Badaloni

martes, 17 de julio de 2012

SERIE GREKOS, platos en decoración monocolor

Por Carlos del Pozo



AZULEJOS PINTADOS A MANO por Carlos del Pozo

Las cerámicas artesanales traen un estilo rústico nuevo. Cada día la cerámica rústica avanza más en la decoración del hogar




Un lienzo de barro rojo


Carlos del Pozo ha realizado vario estudios en arcilla para crear una serie de pinturas sobre un soporte con texturas provocadas que permitan realizar relieves y jugar con las sombras.


ARTE RUPESTRE por Carlos del Pozo


En 1879 don Marcelino S. de Santuola, dio a conocer las pinturas de la cueva de Altamira (Santillana de Mar, Santander). El descubrimiento fue importantísimo. Demostraba que el hombre prehistórico había realizado obras de arte, hasta entonces desconocidas, en el interior de las cavernas. Pasado un tiempo, en 1907, Juan Cabré publicó unas pinturas de ciervos (halladas en la Roca dels Moros de Calapatá, Teruel) de un estilo diferente al de la cueva de Altamira: se había descubierto otro estilo de arte rupestre: el levantino. 



Posteriormente se han realizado numerosos hallazgos y los investigadores han podido conocer mejor el arte rupestre y determinar, para la Península Ibérica, tres estilos principales: el Arte Paleolítico, el Arte Levantino y el Arte Esquemático.




Pero las pinturas y grabados sobre las paredes de las cuevas y abrigos no fueron la única expresión artística de la Prehistoria. También se realizó pintura sobre cantos rodados, escultura, cerámicas decoradas, objetos ornamentales.


SERIE MEXICA por José Palacio


   SERIE MEXICA por José Palacio

Los mexicas fueron el pueblo de mayor desarrollo político, económico y militar del México prehispánico; asimilaron la cultura de sus antecesores fundamentalmente de los toltecas.
Según la Tira de la peregrinación, los mexicas salieron de un lugar llamado Aztlán o "lugar de las garzas" (representado como una isla en una laguna).



Después de la caída de Tula, aproximadamente en el año 1168 d. X., se produjeron en Mesoamérica varias migraciones con la finalidad de buscar mejores condiciones de vida y ocupar el lugar de los toltecas como grupo dominante del valle de México. Uno de esos grupos fue el mexica. Durante su peregrinación, que se prolongó por cerca de dos sig los, se estableció en diferentes lugares como Coatepec, Tula, Ecatepec y Chapultepec, sitio donde vivió por 20 años.


Las manifestaciones artísticas aztecas forman parte de las más importantes entre las culturas precolombinas. Casi todas las obras tienen un carácter social, esto es, el arte estaba al servicio del estado y servía para reforzar la identidad del pueblo mexica.


Así mismo, y dada la importancia de la religión en la sociedad, muchas de las manifestaciones artísticas tienen componentes míticos.


La técnica mexica creó obras extraordinarias con materiales muy difíciles de labrar, como vasijas o, por ejemplo, una calavera de cristal de roca que se encuentra en el Mankind Museum de Londres, de la que se deduce el gran conocimiento anatómico de los mexicas. También se realizaron trabajos en madera y turquesa y mosaicos de piedras.


MANDALA Nº 9 Potencia el RELAX.


MANDALA Nº 9 Potencia el RELAX.
Representa la feminidad, la belleza, la fugacidad y el sentimiento de unión.
Nos transmite sensaciones de relajación, reduciendo nuestro niveles de estrés, nervios y dispersiones.



La galería de Michel Weck


domingo, 15 de julio de 2012

MANDALA Nº 12 - Potencia el EQUILIBRIO


Representa los cinco elementos, fuego, aire, agua, tierra y éter. Incida el momento en que hemos agudizado tanto nuestra percepción que ningún sentido supera a los demás.

Sirve para potenciar y equilibrar los cinco sentidos, los occidentales solemos tener más desarrollados el tacto, el gusto y el olfato.


Por Maite Palacios


MANDALA Nº 1 Potencia la AUTOESTIMA.


Representa la conciencia de nosotros mismos, de nuestra identidad. Ayuda a energetizar el cuerpo y a ganar autoestima. Nos ayuda también a descubrir el don divino que todos los seres humanos poseemos de crear cosas hermosas.

Sirve para esos momentos en que nos sentimos improductivos, poco originales y rutinarios.
Ayuda a niños y niñas en el desarrollo de sus procesos de comunicación

 
Por Maite Palacios

NUEVOS MURALES SERIE W20





miércoles, 11 de julio de 2012

Altruísmo en tiempos difíciles



Solidarios ahora más que nunca.
A estas alturas de la vida se puede afirmar que los plan­teamientos físicos que que des­velaron mentes como las de Isaac Newton, René Descartes y Char­les Darwin tenían un punto erróneo al considerar las leyes de la naturale­za desde una perspectiva mecanicista. Quedaban reducidas a una fórmula matemática, separable de sus partes y, para colmo, destinadas a luchar por una existencia en la que solo ganarán los más fuertes. Y cómo los humanos formamos parte de esa naturaleza, pues las leyes sirven lo mismo para la ameba que para usted.
Tal y como expresa Lynne McTaggart, gran divulgadora científica americana residente en Londres, “los últimos des­cubrimientos que se han hecho en toda una diversidad de disciplinas -desde la neurociencia y la biología hasta la física cuántica- ponen de manifiesto que el impulso más básico de la naturaleza no es la competencia, como sostenía la teo­ría evolutiva clásica, sino la integración de la totalidad”.
Dicho de otro modo y en sus propias palabras: “Los seres vivos, in­cluidos los seres humanos, tenemos la necesidad instintiva de conectarnos, prácticamente por encima de cualquier otro impulso e incluso arriesgando la vida por ello”.
Así es la vida, y no como nos la habían contado.
Hablar entonces de una conducta al­truista es como apelar a nuestra propia esencia. No se trata de que a algunos les toque el gen altruista y a otros el gen egoísta, sino del alma que nos une a todos. Eso sí, hay quien alimenta sus actos de ese amor y quien se empeña en darle la razón a Mr. Darwin y convertirse en un depredador de almas ajenas. Si todos hu­biéramos hecho lo mismo, ¿quedaría al­guien en este mundo?
ACABAR CON LA DUDA
“La naturaleza humana es buena y la maldad es esencialmente antinatural” (Confucio)
No todo el mundo estaría de acuerdo con la frase de Confucio. Por ejemplo, Simo­ne de Beauvoir creía que la naturaleza del hombre es malvada, convirtiéndose a la bondad a través de la cultura. Duran­te siglos y aún hoy existe un inagotable debate sobre nuestras esencias malignas o bondadosas. Aunque estaríamos de acuerdo en que hay de todo en la viña del Señor, mi interés reside en la diferencia entre una mente que cree en una cosa o en la otra. ¿En qué cree usted? ¿Experi­menta lo mismo el que cree que la natu­raleza del hombre es malvada que el que cree en su bondad?
No hay que tener demasiadas dudas al respecto. Somos hijos de las necesida­des desde que nacemos, y en la relación que se establece con los que nos cuidan nace primero el apego y después eso que llamamos vínculos afectivos.
Es nuestro mayor nutriente, la red invisible de segu­ridad y también de compasión. Si existen conductas malignas es por ausencia de ese amor, por desconexión con el alma humana.
Planteo este tema a raíz de la publi­cación en EL PAÍS del domingo 25 de marzo de un interesante informe sobre el altruismo. En él se cita que unos cuatro millones de españoles participan en al­gún tipo de voluntariado, cifra que sin duda aumenta cada día ante los aconte­cimientos que estamos viviendo, por no decir sufriendo. Comparados con Euro­pa, estamos en la zona baja, aunque está calando imparablemente, convencidos de que el mundo que hemos conocido hasta ahora necesita más que nunca de la generosidad de todos.
VALORES INVERTIDOS
“El hombre es un milagro sin interés” (Jean Jacques Rousseau)
Existe un acuerdo común en etiquetar la crisis que padecemos como una “crisis de consciencia”. Llevamos años confun­diendo la vida material, la cultura del te­ner, como la mayor fuente de felicidad.
Una vida satisfactoria ha quedado aso­ciada al éxito, a la competencia, a la abun­dancia, a la eterna juventud, a la belleza estética y, por supuesto, a una acaudala­da cuenta corriente. Se invirtieron los valores y a muchos les dio por acariciar la codicia. Todo lo contrario que mueve al altruista. Todo lo contrario de lo que sig­nifica una cultura del ser.
Lo que pone de manifiesto la situa­ción actual es algo impensable hace un tiempo: para muchas personas, el al­truismo es una forma de estar en el mundo, una actitud vital, una elección que describe una nueva conciencia. El derrumbe de la visión materialista de la existencia viene equilibrado por la emergencia de iniciativas que proponen una manera diferente de vivir, más ba­sada en nuestra capacidad de unir y no de dividir. De colaborar y no de solo competir. De vivir desde el corazón y no desde el bolsillo.
Imaginemos solo por un instante que, una vez de vuelta a la normalidad del bienestar, volviéramos a los mismos pecados capitales que la causaron. ¿Qué lección no habríamos aprendido? El ejemplo que nos dan las más de 30.000 organizaciones sin ánimo de lucro, de las cuales un 70% funcionan a base de voluntarios, es impagable. Pero no lo vean solo como un acto de mera sensi­bilidad social. Les sugiero, por expe­riencia, que lo contemplen como actos de amor.
MÁS GENEROSIDAD
“Nunca dudes que un pequeño grupo de ciudadanos pensantes y comprometidos pueden cambiar el mundo” (Margaret Mead)
Estamos ante la gran prueba de la gene­rosidad. Solo saldremos adelante si cada uno, a su modo, con sus medios y sus influencias, alcanza a ir un poco más allá de sus expectativas. Y eso vale también para los que gobiernan, para los que inciden de un modo u otro en crear condicio­nes para que las personas puedan tener la mejor vida posible. Esas condiciones pasan hoy por atender al bien­estar subjetivo, eso es, a la vida interior de las personas, a sus afectos, a su autoconocimiento, a su sentido existencial.
Es la hora de plantearse una vida que valga la pena ser vivida por sus valo­res, por su grandeza, por hacernos bien al espíritu. Es la hora de la vida en co­mún, de no dejar a nadie en la cuneta, de mirar al otro para encontrarnos a no­sotros mismos.
Para ello no hace falta ir muy lejos; no hace falta buscar causas allende los mares. Seguro que al lado de casa, o dentro de ella, encontrará cau­sas que despierten a su alma y la pongan en acción. Les aseguro que pocas expe­riencias dan más sentido que hacer me­jor la vida de los demás. Todos los estu­dios psicológicos que se han realizado al respecto admiten el efecto sanador que tiene tanto para el que da como para el que recibe.
La práctica altruista, el voluntaria­do es hoy transversal. No se limita a al­gunas actuaciones solidarias, sino que se aprende a vivir solidariamente. Es la gran transformación individual y social que puede esperanzar a aquellos que en la actualidad no ven más que tinie­blas. Como le gusta cantar a Macaco, ‘love is the only way” (el amor es el úni­co camino). •
CONECTAR Y AYUDAR
PELÍCULAS
- Cadena de favores; de Mimi Leder. Warner Bross.- Patch Adams; de Tom Shadyach. Universal Pictures (1998).
- La lista de Schindler; de Steven Spielberg. Universal Pictures (1993).
LIBRO
-’El vínculo; de Lynne McTaggart. Editorial Sirio (2011). Un tratado riguroso sobre la conexión entre nosotros.
Xavier Guix